BannerTopMov

Anuncios

BannerSuscripcion

Muffins de anchoas, tomates y olivas

Nuevas mezclas y sabores encerrados en la esponjosidad de un muffin: anchoas, tomates secos, olivas, salvia ... un bocado perfecto para el aperitivo o el vermut informal, nunca comerás solo uno!
al final del post te damos más propuestas de relleno, pero el reto es encontrar tus propias combinaciones, con los ingredientes que más te gusten y experimentar.

Muffins salados para el apertivo, de anchoas y tomates secos con un toque de olivada y salvia


Tarta de polenta, naranja y almendra

Curiosa tarta, de sabor y textura singular, que si  pruebas se convertirá fácilmente en una de tus favoritas. Alejada de los cánones más tradicionales, sin harina, sin lácteos, sin azúcar, tiene el acierto de que los ingredientes "suplentes" le dan fuerza y carácter. La polenta (sémola de maíz), las almendras molidas, el aceite de oliva, la miel y el aroma y sabor de las naranjas tejen complicidades y crean una textura húmeda y suave. Hemos utilizado la variedad sanguina que está en temporada, pero es igualmente sabrosa con mandarinas o las naranjas de piel fina.
Una perfecta opción sin gluten y sin lactosa.

Tarta de naranja, polenta y almendras, aceite de oliva y endulzada con miel. Sin gluten y sin lácteos.


Tortitas de bacalao

Ya os hemos contado en otras ocasiones que versionar a Ottolenghi siempre funciona, y estas tortitas de bacalao con salsa de tomate son una prueba más.
Una salsa de tomate especiada, ligeramente dulce y con un toque picante, para acompañar unas tortitas de bacalao (que pueden ser del pescado que más te guste), que forman un plato de tradición sefardí, muy popular entre los judíos sirios.
Pescado sin piel ni espinas en salsa de tomate, un aliciente añadido para que todo el mundo coma pescado sin excusas.

Tortitas de bacalao en salsa de tomate especiada, especialidad del chef Ottolenghi


Patatas machacadas

Unas sencillas patatas y un aliño de estar por casa pueden combinarse para montar un plato de llorar cuando se acaba. Muy versátil, porqué aunque nace con vocación de guarnición de carnes y pescados, funciona igual de bien como tapa caliente en un aperitivo o incluso como entrante si se tercia.
Crea tu propio aliño y experiementa con uno de los ingredientes básicos de nuestra cultura gastronómica.

Patatas machacadas después de una primera cocción al vapor, y acabadas al horno con un aromático aliño mediterráneo.