BannerTopMov

Anuncios

BannerSuscripcion

Helado de jengibre con teja de sésamo


Verano!!! temporada alta del helado y la excusa perfecta para ir añadiendo nuevos sabores al repertorio. Así que hoy os traemos esta propuesta diferente pero no menos atractiva que otros más tradicionales, una incursión en el mundo de las especias que puede dar mucho juego. 
El sabor dominante es el jengibre pero en una versión suave y que contrasta a la perfección con el sésamo tostado y azucarado que lo acompaña.


Ingredientes

 

Para el helado de jengibre
  • 200cc nata 36% MG
  • 200cc leche
  • 125 gr yogurt natural
  • 150 gr azúcar
  • 3 cm de raíz de jengibre fresco
  • 1/2 c/c esencia de vainilla
  • jengibre confitado (para decorar)
Para la teja de sésamo
  • 2 c/s de azúcar
  • 2 c/s de sésamo
  • unas gotas de limón

 

Preparación


Pelar y cortar el jengibre.
En una cazuela poner la leche, la nata y la esencia de vainilla, incorporar el jengibre y calentar a fuego medio bajo. Cuando empiece a hervir retirar el cazo del fuego y añadir el azúcar, remover hasta que se disuelva completamente. Tapar y dejar enfriar completamente. Si tenemos tiempo podemos tenerlo en la nevera de un día para otro.


Sacar de la nevera, filtrar y añadir y mezclar con cuidado el yogurt. Poner en la heladera y mantecar hasta obtener una textura de crema helada.
Sin heladora, el proceso es un poco más largo y entretenido pero igualmente efectivo: poner la crema una vez fría directamente en el congelador, pasadas 2-3 horas sacarla y triturar el semicongelado en la batidora para romper los cristales que se vayan formando. Volver a introducir la crema en el congelador. Repetir el proceso 3 veces.
Conservar en el congelador hasta su consumo.


La teja de sésamo
Para acompañar el helado vamos a preparar una teja de guirlache de sésamo.
En una sartén al fuego tostar el sésamo, retirar y reservar.
Colocar el azúcar en la sartén y preparar el caramelo. Cuando empiece a derretir añadir unas gotas de limón, y cuando vaya cogiendo color verter el sésamo y remover. Retirar y colocar sobre una superficie de silicona.  Estirar rápidamente antes de que se enfríe y solidifique. Colocar encima otra superficie antiadherente (papel de horno por ejemplo) y aplanar con un rodillo hasta conseguir una capa fina y uniforme. Dejar enfriar antes de cortarla.


En una copa colocar un par de bolas, decorar con trocitos pequeños de jengibre confitado y con un par de tejas de guirlache de sésamo.



7 Comentarios:

  1. Que idea más chula, la teja de sésamo me ha parecido tremendamente novedosa y original, seguro que ese contraste entre el helado y el sabor de la teja no deja indiferente a nadie.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  2. Estupendo helado y además original ,la teja debe estar riquísima.
    Un beso
    Lourdes

    ResponderEliminar
  3. No soy yo muy aficiconado a los helados, creo que después del primer mordisco (o lametón, o chupeteo...) las papilas se quedan las pobrecitas como anestesiadas por el frio, y ya da igual de qué sea el helado. Pero bueno, seguro que son rarezas mías, porque lo que está claro es que éste resulta de los más apetitoso. (Eso sí, la teja te la plagio en cuanto tenga ocasión.)

    ResponderEliminar
  4. Vaya pinta!!! Super cremosito, perfecto y muy muy bien acompañado!!! Enhorabuena!!!

    ResponderEliminar
  5. Quina convinació més bona. M'encanta la ideia.
    petons

    ResponderEliminar
  6. ¿el jemgibre confitado como se hace?¿me podeis decir como?muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosa, nosotros lo compramos ya confitado, pero queremos hacerlo y tenemos esta receta como referencia http://afaltadelexatinbuenassontortas.blogspot.ae/2012/12/jengibre-confitado_4138.html
      Espero que te sea útil. Saludos

      Eliminar

Gracias por vuestros comentarios. Vuelve cuando quieras, te esperamos.

 

Participamos en