BannerTopMov

Anuncios

BannerSuscripcion

Salsa de tomate


Una de las cosas buenas del verano son los tomates, me refiero a los de verdad, no a los de "corchopán" que nos intentan colar en cuanto nos descuidamos. Ahora están en su mejor momento, llenos de sol y sabor. 
Mi padre tiene un pequeño huerto y este año está teniendo una buena cosecha de tomates, y antes de alcanzar el punto de saturación de gazpachos y ensaladas hay que darle otras salidas al excedente. Una de las tradicionales es la salsa de tomate, que luego resulta tan útil en la cocina como ingrediente básico de otros platos. Así que hemos hecho un hueco en las vacaciones para preparar la primera tanda.



Ingredientes

 

  • 3 kg de tomates maduros
  • sal
  • pimienta
  • 2 c/s azúcar
  • 100 ml AOVE 


Preparación


Los tomates tiene que estar maduros pero firmes. Para darle un mayor sabor a la salsa podéis incorporar los trozos de rama que llevan al comprarlos ( o al cogerlos, si tenéis la suerte de tener huerto).


Lavar los tomates. Cortarlos a cuartos y colocarlos en una cazuela de base ancha. Añadirles las ramas,  sal y pimienta (mejor recién molida), medio vaso de agua y un chorrito de aceite de oliva. Cocer, a fuego medio, hasta que estén blandos y la piel se despegue. Esta primera cocción la suelo hacer en la olla a presión, y está lista en veinte minutos.


Retirar las ramas y con la ayuda de un pasa purés, chino, colador, ... separar la pulpa de las semillas y pieles. Volver a colocar en la cazuela y añadir el azúcar (equilibra la acidez del tomate). A fuego moderado, reducir el líquido hasta que espese la salsa. El tiempo dependerá de la cantidad de tomates que hayamos utilizado, de la proporción de agua que tengan, y de lo espesa que nos guste. Un indicador válido es que por lo menos ha de reducir el volumen a la mitad. Rectificar de sal si es necesario.

Ahora viene la última fase, añadir el aceite a la cazuela y freír el tomate. Para esta cantidad de tomates (3 kg) he añadido 100 ml de aceite. Mantener a fuego medio - alto hasta que el tomate se fría y quede con la textura deseada, unos cinco minutos más o menos.


Como hay una cierta cantidad lo mejor para que no se estropee es hacer conserva. Colocar en tarros de cristal esterilizados y tapar herméticamente. Esterilizar los tarros colocándolos en una olla grande con agua fría, que llevaremos a ebullición y dejaremos hervir por espacio de 30 minutos.
Dejar enfriar, etiquetar y guardar los tarros.

Fuente de inspiración: El cocinero fiel

7 Comentarios:

  1. Mmmm una salsa buenisima!! Donde esté la salsita de tomate casera... que se quiten las demás!! Qué maravilla! Un besito

    ResponderEliminar
  2. Estoy con Laura dodnde este una salsa casera que se quite orlando...jajajaBesos

    ResponderEliminar
  3. Una explicación completísima. No se me había ocurrido lo de colocarle ramitas de tomate. Ya que tienes muchos tomates porque no pruebas hacer dulce, con la proporción de cualquier dulce (si no la sabes te la digo), es riquísimo con pan y mantequilla.
    Besoss
    http://siempreseraprimavera.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Te debe de haber quedado muy rico, yo tampco sabía lo de las ramas de tomate que le deben de dar un aroma espectacular.!!Que suerte tener tantos tomates.Besos.

    ResponderEliminar
  5. Lo haces como mi madre, que se puede tirar toda la tarde haciendo la salsa, pero merece mucho la pena,y he aprendido que las hojas sirven! eso me ha encantado! de veras que no lo sabía...besos

    ResponderEliminar
  6. Ummm esta salsa de tomate tiene que estar buenisima. No hay nada como la salsa de tomate casera. Un saludo de Cocina con MrZexions.
    http://cookingmrzexions.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  7. Sí es verdad que los tomates que se compran no saben a nada :S Voy a tener que plantarme un huertecito para cultivarlos yo misma y hacer esta salsa ^o^

    Bss
    Con Especias

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios. Vuelve cuando quieras, te esperamos.

 

Participamos en