BannerTopMov

Anuncios

BannerSuscripcion

Escapada a la Catalunya central


Como que no todo es cocinar y trabajar, de vez en cuando nos gusta explorar el mundo exterior, probar experimentar y, eso si, continuar aprendiendo. Así que compartiremos algunas de estas experiencias con vosotros.
Hemos andado estos días a caballo entre Igualada (Anoia) y Manresa (Bages) en la Catalunya central y os contamos algunas de las cosas que hemos visto.


Vadefoodies 2016
Es un festival de tendencias gastronómicas que se organiza en Igualada, y en el que se suceden ponencias, talleres, exposiciones y degustaciones en torno al mundo gastronómico, todo en un alegre ambiente festivo y con una oferta musical y de restauración de calidad. Si no lo conocéis estar pendientes de próximas convocatorias, vale la pena.

Hemos podido disfrutar de primera mano de las experiencias y reflexiones de algunos de los expertos más relevantes en sus campos.

Xevi Ramon, de cuyo horno (Triticum) salen panes para los más prestigiosos restaurantes (entre ellos el Celler de Can Roca por ejemplo), nos adentró en la cultura del pan. Con nosotros, panarras confesos, tenía la causa ganada. En la cata llamó la atención un pan de algas con un evocador sabor a mar.

Pablo Ortega, chef peruano del restaurante Tanta, establecimiento de Gastón Acurio en Barcelona, nos presentó la evolución de la cocina peruana después de 500 años de fusión con otras culturas. Preparó, y degustamos, un increíble ceviche de corvina y una causa limeña de pollo y salsa huancaína.

Pere Castells, científico, gastrónomo y profesor, colaborador de Ferran Adrià en El Bulli, nos mostró como la ciencia ayuda a la cocina a desarrollar nuevos retos y trabajar con nuevas texturas: aires, espumas, esferificaciones, nuevas cocciones, ...  hace fáciles cosas que en teoría parecen inalcanzables en una cocina doméstica.

Olivier Fernández, director de la escuela de pastelería del Gremi de Pastissers de Barcelona, explicó la nueva tendencia del Bean to Bar, la elaboración de chocolate de autor, desde el haba de cacao hasta la tableta de degustación. Vamos que con dos trastos de Amazon te puedes fabricar tu propio chocolate, en este mundo del home made casi nos convence!


En los espacios exteriores se pueden degustar tapas y platos de calidad de establecimientos de la zona, así como vinos y cerveza artesana. 
Podéis encontrar más información en su web www.vadefoodies.cat



El Museu de la pell
La adobería de Cal Granotes es una construcción artesanal del siglo XVII donde está explicado el antiguo sistema de curtido vegetal de las pieles utilizado antes de la industrialización del sector. Es de las más antiguas de Europa y conserva las dos plantas típicas de estas instalaciones, la ribera (zona de aguas para lavado y curtido) y el secadero (zona de secado y acabado).
La visita ayuda a entender uno de los oficios artesanales más antiguos y el proceso de elaboración del cuero.
La anécdota alimentaria fue descubrir que de los desechos de carne y grasa de las pieles se fabricaban, entre otras cosas, hojas de gelatina ... y hasta aquí puedo explicar.


Manresa
Si no conocéis la ciudad, de rica historia y tradición, bien merece una visita. 
Restos románicos, de los que el más emblemático puede ser el Pont Vell con sus arcos de medio punto. La imponente Colegiata Basílica de Santa María, conocida como La Seu, todo y no ser sede episcopal. La medieval calle del Balç, toda una sorpresa escondida. La huella que dejo en la ciudad el paso de San Ignacio de Loyola. Y como no, el ensanche modernista de una gran riqueza patrimonial.
Para no perderse lo importante podéis consultar las diferentes visitas guiadas que organiza la Oficina de Turismo.

Dormir y comer
Descansamos en Can Carol, una masía reformada de Capellades dedicada al turismo rural. Zona aislada, tranquila y perfecta para un sueño reparador. Al andar de aquí para allá del resto de servicios poco podemos opinar, comentar si acaso que nos sirvieron desayuno continental, el de la tostada con mantequilla y mermelada, que no está a la altura que pretende el establecimiento.

En Manresa comimos en Canonge, un interesante proyecto social, con algunas propuestas solventes y que si acaso flojea en los postres según nuestro particular gusto.

Atraídos por la curiosidad generada por su chef, David Andrés, mejor cocinero joven de España y Portugal y jefe de cocina del dos estrellas del mediático Jordi Cruz, pasamos por su restaurante en Igualada, Somiatruites. En conjunto no fue una buena experiencia, pequeños detalles que no se resolvieron por el personal y que al final no te dejan buen sabor de boca.

La mejor experiencia gastronómica fue la de Vadefoodies, con variedad de platillos y tapas perfectos para este tipo de festivales. Especial mención para los postres de Àngels Dolços, buenísimos para cualquier ocasión.



1 Comentarios:

Gracias por vuestros comentarios. Vuelve cuando quieras, te esperamos.

 

Participamos en