BannerTopMov

Anuncios

BannerSuscripcion

Berenjenas rellenas


Estupenda combinación de berenjena y carnes rustidas, como las que acaban en los canelones, lasañas, croquetas y preparaciones similares. En este caso una versión ligera, con pechuga de pavo, que la hace ideal para el tuper del dia a día.






Ingredientes

  • 4 berenjenas 
  • 600 gr de pechuga de pavo
  • 150 gr de cebolla
  • 1 diente de ajo
  • 100 gr de salsa de tomate
  • 1 hoja de laurel
  • Sal, pimienta
  • Cognac
  • Aceite de oliva 
  • 150 gr queso emmental
Preparación
Cortamos la pechuga de pavo en trozos pequeños (de unos 3 cm más o menos) y salpimentamos.
En una cazuela ponemos a calentar el aceite de oliva. Añadimos la cebolla y el ajo, ambos picados, y lo sofreímos. Agregamos la salsa de tomate, removemos y después ponemos la carne. Añadimos la hoja de laurel y regamos con un chorrito de cognac, mezclando los ingredientes. Dejamos rustir la carne durante 30 minutos aproximadamente, a fuego no muy fuerte y vigilando que no se pegue.

Lavar y cortar longitudinalmente las berenjenas. Con una puntilla marcar el contorno por la parte de la pulpa y hacer tres o cuatro cortes profundos en el centro, para que sea más fácil vaciarlas. Volver a montarlas y envolverlas en papel film (plástico). Colocar en un plato y cocer en microondas, aproximadamente 8 minutos a máxima potencia (900W). Ajustar el tiempo a la potencia de vuestro micro. Tienen que quedar blandas pero no deshechas.
Una vez listas dejar enfriar un poco y retirar el papel film. Con ayuda de una cuchara ir vaciando las berenjenas, con cuidado de no romperlas, y reservar la pulpa en un bol.

Un par de minutos antes de retirar la carne del fuego, añadir la pulpa de la berenjena y mezclar.
El siguiente paso es picar esta mezcla para obtener un relleno tipo canelón, podemos utilizar cualquier tipo de picadora que nos de este resultado.

Colocar las berenjenas en una bandeja para horno y rellenar todas las mitades con nuestra preparación. Distribuir por encima y generosamente el queso emmental rallado y gratinar al horno hasta que quede dorado al gusto de cada uno.

En este caso hemos utilizado pechuga de pavo, una carne ligera y prácticamente sin grasa, pero puede utilizarse cualquier otra: pollo, ternera, cerdo... incluso mezcladas. Otra variante puede ser añadir una bechamel por encima antes de gratinar.
   

0 Comentarios :

Publicar un comentario

Gracias por vuestros comentarios. Vuelve cuando quieras, te esperamos.

 

Participamos en