BannerTopMov

Anuncios

BannerSuscripcion

Croquetas de espinacas


De cocido, de rustido, de jamón, de marisco, de pescado, de queso, de setas, de verduras, ... las posibilidades y combinaciones son infinitas. La versatilidad es una de las características de las croquetas, esa especialidad que los manuales definen como "porción de masa hecha con un picadillo de diversos ingredientes que ligado con bechamel, se reboza en huevo y pan rallado y se fríe en aceite abundante".
Apañan un montón, tapa, aperitivo, entrante, principal, para el picnic, para picar, de resopón, ... y tienen la virtud de gustar a casi todo el mundo, niños incluidos, lo cual es una gran ventaja.
Hoy traemos unas de espinacas, pasas y piñones con dos alternativas de cocción, la fritura tradicional y el horno, en ambos casos crujiente rebozado exterior y suave y cremoso interior.

Si te gustan más tradicionales puedes curiosear estas otras de rustido, las Croquetas de la Reme.


Ingredientes

  • 300 g de espinacas
  • 1 cebolleta tierna mediana
  • 3 dientes de ajo confitados (*)
  • 2 cucharadas de pasas
  • 1 cucharada de piñones
  • ralladura de piel de limón
  • sal, pimienta negra
Para la bechamel
  • 50 g de harina
  • 200 ml de leche
  • 30 ml de aceite de oliva
  • una pizca de nuez moscada
Para el rebozado
  • huevo batido
  • pan rallado

Con estas cantidades han salido 30 croquetas.
(*) Los ajos confitados se pueden sustituir por un diente de ajo fresco, que se pochará junto a la cebolleta.

Preparación


Lavar y limpiar las espinacas. Picarlas a cuchillo para que queden trozos más o menos iguales. Reservar.
Picar la cebolleta tierna en trocitos pequeños.
Colocar una sartén al fuego con 2 ó 3 cucharadas de aceite y pochar la cebolleta. Salpimentar. Cuando empiece a tomar color añadir las pasas y dejar que se hinchen ligeramente.
Añadir los piñones y los ajos confitados, chafarlos y remover.


Añadir las espinacas, ir removiendo poco a poco para que se mezclen bien todos los ingredientes. En un par de minutos más o menos las espinacas habrán perdido su volumen inicial y la mezcla será homogénea. Apartarla hacia el exterior de la sartén y verter el aceite para la bechamel en el centro. Añadir la harina, mezclar bien y cocerla durante un par de minutos. Verter la leche, remover bien toda la mezcla hasta que ligue.


Condimentar con una pizca de nuez moscada. Dejar cocer, removiendo continuamente hasta que la masa se espese y se compacte. En ese punto se va despegando de las paredes. Retirar y dejar enfriar.

Untar las manos con un poco de aceite, para evitar que la masa se pegue, y formar bolitas.


Batir el huevo y disponer en otro plato el pan rallado.
Pasar las bolitas primero por el huevo y después por el pan rallado. Aquí les hemos aplicado un doble rebozado, así que volver a pasarlas por el huevo batido y después por el pan. Ya tenemos las croquetas casi a punto.


Para acabarlas os ofrecemos dos posibilidades: la fritura tradicional y la cocción al horno. En ambas opciones el objetivo es el mismo, un rebozado exterior crujiente y un interior suave y cremoso.

En el primer caso colocar un cazo o sartén al fuego con abundante aceite. Esperar a que esté muy caliente y freír las croquetas, dándoles la vuelta en pocos segundos para evitar que se nos quemen. Retirar con la espumadera y escurrir en un plato con papel de cocina. Freír pocas unidades a la vez para intentar que la temperatura del aceite se mantenga constante.

En el segundo caso, con horno precalentado previamente a 200º, hornear las croquetas durante unos 10 minutos aproximadamente, sin perder de vista la evolución. 
Al no absorber aceite son más ligeras que las tradicionales.





  Con esta receta participamos en el reto de La cocina typical spanish, la propuesta de este mes  #croqueteandoTS.

13 Comentarios:

  1. Lo mejor de las croquetas es su increíble versatilidad!! Y con este clásico dentro deben de saber a gloria!
    Besos y feliz fin de semana,
    Palmira

    ResponderEliminar
  2. Me encantan!! las de espinacas estan riquisimas y con los piñones y las pasas...deliciosas!! yo las hago pero les pongo gambitas, probaré tu versión. Bs.

    ResponderEliminar
  3. Las croquetas dan para hacerla con cualquier menjunje y siempre salen ricas. Lo más importante es que podemos engañar al comensal más exijente, sí claro, a ese que no le gusta el ajo, o el pimiento o el.....
    Besos hoy desde
    http://siempreseraprimavera.blogspot.com.ar/2015/01/a-partir-de-hoy-seguro-que-comenzas-la.html

    ResponderEliminar
  4. Sanas sanísimas y ricas riquísimas!!! sin dudarlo me comería unas cuantas.

    Bss.

    ResponderEliminar
  5. Siempre las he hecho de espinacas con piñones pero no he probado a meterle pasas, lo haré que seguro que le aportan un toque diferente :)
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Fa temps que volia fer croquetes d'espinacas. M'apunto la teva recepta!
    petons

    ResponderEliminar
  7. Me encanta tu versión!! Probaré si puedo meterles en casa algo verde para comer,haré el intento en forma de croquetas jijij

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Respuestas
    1. La nuez moscada es una especia que se utiliza para aromatizar algunos platos, si haces una búsqueda en Google podrás ver fotos y una amplia información sobre ella. Saludos!

      Eliminar
  9. Qué buenas croquetas te has apañado Pilar! Me encantan! Me has leído el pensamiento.. porque estaba rondando en mi cabeza unas parecidas pero con algún que otro ingrediente.. que ya pronto subiré al blog! Gracias por tan magníficas recetas tan bien detalladas y con fotos del paso a paso! Besos guapa!

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios. Vuelve cuando quieras, te esperamos.

 

Participamos en