BannerTopMov

Anuncios

BannerSuscripcion

Chutney de cebolla


Otra variedad de chutney, condimento agridulce originario de la India, para tener en la despensa. Puede consumirse frío o caliente, al gusto. Acompaña bien barbacoas de carne, hamburguesas, pollo o cerdo a la plancha, incluso solo en formato canapé. Una vez entra y se instala en la cocina se le echa de menos cuando se acaba, o sea que lo mejor es prepararlo en cantidad y hacer conserva para tener existencias una larga temporada.
Si os gustan los chutneys, podéis probar este de mango.


Ingredientes

  • 1 kg cebollas 
  • 40 g de jengibre
  • 7 clavos
  • 1 c/c canela
  • 1 c/c nuez moscada
  • 1/2 c/c pimienta negra
  • sal
  • 120 g AOVE
  • 200 g azúcar moreno de caña
  • 150 ml vino tinto
  • 100 ml vinagre de Jerez
 

Preparación


Pelar las cebollas y cortarlas en juliana. Pelar y picar fino el jengibre. Preparar el resto de ingredientes.
En una cazuela poner a calentar el aceite. Añadir la cebolla y la sal y dejar rehogar unos cinco minutos. Añadir el jengibre y las especies: pimienta, canela, clavo y nuez moscada. Remover y dejar cocer hasta que la cebolla quede transparente.


Incorporar el azúcar, remover bien y dejar cocer la mezcla, con la cazuela tapada y a fuego lento, unos treinta minutos. Remover de vez en cuando.
A continuación añadir el vino y el vinagre y dejar cocer treinta minutos más, esta vez con la cazuela destapada. Si al finalizar el tiempo aún está muy líquida, mantener en el fuego unos minutos más, teniendo en cuenta que al enfriar espesa ligeramente.


Las cantidades de la receta permiten hacer unos pocos botes, si no se va conservar reducir proporcionalmente los ingredientes hasta la cantidad deseada.

Para preparar la conserva:
Preparamos los botes de cristal que vamos a utilizar: se esterilizan en agua hirviendo. Envasamos el chutney en caliente, con la precaución de dejar unos dos centímetros libres. Tapamos los botes y a continuación los esterilizamos: en una cazuela alta ponemos agua a hervir y sumergimos completamente los botes. Tienen que estar en el agua hirviendo unos veinte minutos aproximadamente.
Dejarlos enfriar y ya estan listos para cuando los necesitemos.


Aquí acompañando una loncha de queso provolone a la plancha:


Y aquí como aderezo de esta Hamburguesa de atún mediterránea


5 Comentarios:

  1. uau! Amb provolone no l'he provat mai. Reconec que el chutney de ceba m'agrada més i tot que la ceba confitada! Amb tantes espècies... nyam! Tha quedat fantàstic. Petons

    ResponderEliminar
  2. Que bo!! El toc de les especies per a la ceba fa que tinga un sabor molt especial.. a mi m`agrada amb tot!!

    ResponderEliminar
  3. Nos quedamos por aquí para aprender de ti, me chifla la cebolla y esta tiene una pinta de olé!!!

    bienvenida al grupo, besitos desde Cádiz

    ResponderEliminar
  4. El que m'agrada dels chutneys és que són molts versàtils i pots transformar pit de pollastre en cuina d'autor mb una cullerada!
    O fer d'una hamburguesa un gran àpat!
    Petons,
    palmira

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios. Vuelve cuando quieras, te esperamos.

 

Participamos en