BannerTopMov

Anuncios

BannerSuscripcion

Helado de amaretti


Los amaretti son unas galletas típicas de la repostería italiana. Esta especialidad se basa en una pasta de almendra elaborada a partir de azúcar, clara de huevo y almendras dulces y amargas (o en su defecto la almendra del hueso del albaricoque). Tienen un sabor característico y muy peculiar que las hace muy populares.
Con este ingrediente como estrella invitada hemos elaborado este helado de hoy. Esperamos que os guste!




Ingredientes

  • 100 g de amaretti
  • 500 ml de leche
  • 200 ml de nata líquida
  • 1 c/c de esencia de vainilla
  • 2 almendras de albaricoque
  • 4 yemas de huevo
  • 100 g de azúcar
  • 25 g de azúcar invertido

Preparación


Triturar los amaretti hasta que quede un polvo fino, reservar.
Abrir los huesos de albaricoque y sacar las almendras.


En un cazo al fuego poner a calentar la leche, la nata y la vainilla y las dos almendras de albaricoque peladas. Retirar antes de que llegue a hervir.


Batir las yemas de huevo junto con los azúcares (en grano e invertido) hasta obtener una crema blanca y espumosa.
Colar la mezcla de leche y nata y desechar las almendras. Verterla sobre la mezcla de yemas y azúcar, batir ligeramente para que se mezclen bien los ingredientes de la crema.


Colocar, sobre una cazuela con agua al fuego, un bol y verter en él la crema. Cocer al baño maría unos minutos sin dejar de remover. Si podéis, controlar la temperatura de la crema, que no debe pasar de 85º  (en ningún caso tiene que llegar a hervir, se corre el riesgo que se corte la crema). Sabremos que está lista introduciendo una cuchara de madera en la crema, sacándola y trazando un camino con el dedo, si éste se mantiene y no se desdibuja, tiene la consistencia deseada.
Retirar del baño maría y dejar enfriar. Podéis acelerar el proceso introduciendo el bol en un recipiente con agua fría.
Añadir las galletas trituradas y remover hasta que se homogenice la mezcla. Guardar en la nevera hasta que enfríe completamente, ideal de un día para otro.


Verter la crema en la heladera y proceder según las instrucciones de la máquina, hasta obtener una textura de crema helada. Colocar en recipientes adecuados y conservar en el congelador hasta su consumo.


Sin heladera, el proceso es un poco más largo y entretenido pero igualmente efectivo: poner la crema una vez fría directamente en el congelador, pasadas 2-3 horas sacarla y triturar el semicongelado en la batidora para romper los cristales que se vayan formando. Volver a introducir la crema en el congelador. Repetir el proceso 3 veces. Conservar en el congelador hasta su consumo.


Podemos presentarlo acompañado de unos cuantos amaretti o, como en la foto del inicio, con un toffee de caramelo.



2 Comentarios:

  1. Tiene una pinta riquísima!! El helado te ha quedado perfecto, se ve que tiene una textura muy suave, y con las galletas... mmm! Irresistible!

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. En quant trobi amaretti el faig... ha d'estar boníssim!!! :)
    petons

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios. Vuelve cuando quieras, te esperamos.

 

Participamos en