BannerTopMov

Anuncios

BannerSuscripcion

Pan de muerto


Este mes Bake the world nos propone un pan mexicano: Pan de Muerto.

El Pan de Muerto es una especialidad mexicana de pan dulce, perfumado con agua de azahar y semillas de anís y decorado con trozos de masa que imitan huesos. Asociado a la celebración de la fiesta del Día de Muertos (nuestro Todos los Santos del mes de noviembre), el Pan de Muerto tiene un significado, el círculo que se encuentra en la parte superior del mismo es el cráneo, las canillas son los huesos y el sabor a azahar es por el recuerdo a los ya fallecidos.

Hay diversas teorías sobre su origen, pero casi todas se remontan a rituales de sacrificios humanos y ofrendas a dioses de la época prehispánica. Una de las más reproducidas cuenta que "era un ritual en el México de antes de la conquista que una princesa fuera ofrecida a los dioses, su corazón aun latiendo se introducía en una olla con amaranto y después quien encabezaba el rito mordía el corazón en señal de agradecimiento a un dios. Los españoles rechazaron ese tipo de sacrificios y elaboraban un pan de trigo en forma de corazón bañado en azúcar pintada de rojo, simulando la sangre de la doncella". 
Otros historiadores revelan que el nacimiento de ese pan se basa en un rito que hacían los primeros pobladores de Mesoamérica a los muertos que enterraban con sus pertenencias. Y no faltan tampoco los que dicen que es una tradicón europea impuesta en la conquista.

Que es un pan especial lo denota el hecho que, siendo en Mexico la harina básica de maíz, este pan se elabora con harina de trigo. En todo caso es un pan excelente que hay que probar.



 

Ingredientes

 

  • 2 c/c de levadura seca de panadero ( o 15 gr de levadura fresca)
  • 4 c/s de agua
  • 500 gr de harina
  • 1 c/c de sal
  • 5 huevos
  • 125 gr de mantequilla
  • 125 gr de azúcar
  • 1 c/s de semillas de anís
  • 1 c/s de agua de azahar
  • 1 naranja (ralladura de la piel)
Para el glaseado
  • mantequilla
  • azúcar



Preparación

 

Colocar la harina y la sal en un bol, mezclar. Disolver la levadura en el agua, colocar en el centro del bol e incorporar harina poco a poco hasta conseguir una masa líquida. Dejar reposar unos 15-20 minutos en el centro del volcan de harina y tapado todo con un trapo. La esponja o prefermento tendrá muchas burbujas pasado ese tiempo. 
Mientras tanto preparar el resto de ingredientes, batir los huevos, atemperar la mantequilla y rallar la piel de naranja.
Consejo sobre los huevos: como no suelen tener un peso exacto, ni ser todos iguales, especialmente los de producción más natural, no los incorporo todos de golpe, reservo uno, y así voy viendo la textura que coge la masa para que no quede excesivamente líquida, si es necesario se añade pero si ya está en su punto pues se queda fuera.


Una vez la "esponja" ha fermentado, empezar el amasado mezclando con el resto de la harina. Incorporar a continuación los huevos batidos, el azúcar, la ralladura de piel de naranja, las semillas de anís y el agua de azahar, y mezclar en el bol del robot hasta conseguir una mezcla homogénea. Añadir al final la mantequilla en trocitos, y amasar hasta obtener una masa homogénea y elástica (entre 6-8 minutos).


Espolvorear la superficie de trabajo con un poco de harina y verter la masa. Me gusta acabar el amasado a mano, dos o tres minutos, para controlar mejor el punto final.
Untar de aceite un recipiente apropiado, introducir la masa y dejarla reposar, tapada con un paño, unas dos horas aproximadamente, tiempo en que deberá doblar su volumen.
Transcurrida esta primera fermentación, dividir la masa en seis porciones iguales y formar bolas. Colocar 5 de ellas en una bandeja sobre una base de papel de horno ligeramente aceitado.


Con la la masa de la sexta bola haremos la decoración del pan: huesitos, lágrimas y bolitas.
Para los huesitos formar unos cilindros finos de unos diez centímetros de largo aproximadamente. Colocar tres dedos separados encima, y hacer rodar la pieza hacia adelante y hacia atrás hasta que se formen unas bolitas entre los dedos.
En cada pieza de pan disponer, cruzados longitudinalmente, dos huesitos y una pequeña bola coronándola. Completar con unas pequeñas lágrimas de masa entre los huesitos.
Precalentar el horno a 180º.
Cubrir la bandeja con un trapo y dejar reposar unos 30 minutos, en esta fermentación final también aumentaran de tamaño.
Hornear durante 30-35 minutos a 180º.  Deben quedar doraditos y sonar a hueco al golpear la base. 
Colocar sobre una rejilla y dejar enfriar.


Para el glaseado, clarificar la mantequilla poniéndola a calentar en un cazo, dejarla hervir hasta que llegue a 150º, si no se tiene un termómetro para controlar la temperatura, podemos saber que ya está a punto cuando deja de crepitar y tiene un color transparente que permite ver el fondo. 
Separar del fuego y dejar atemperar.


Con la ayuda de un pincel, untar los panes con la mantequilla clarificada. Y a continuación espolvorear toda la pieza con abundante azúcar. Quedan listos para servir y consumir.


17 Comentarios:

  1. Pilar, qué rico y qué original el glaseado, nunca lo había hecho así, pero tendré que probarlo.
    Me han gustado también las lágrimas porque a mí la decoración se me hizo complicada. En cualquier caso, a pesar del nombre tan feo que tiene, me ha gustado mucho este pan.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Que buena pinta Pilar..Lo tengo en pendientes hace mucho pero esta receta tuya tiene mejor pinta..Con tu permiso me guardo tu receta..Besos

    ResponderEliminar
  3. Pilar, el mejor paso a paso que hemos visto hasta ahora del pan, qué chulos te han quedado!!

    La verdad es que es un poco laborioso pero merece la pena, nosotras seguimos la receta de Hilmar y desaparecieron en un tris,

    un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Que buena pinta Pilar!! tiene que estar de muerte, nunca mejor dicho jejeje, Un beso guapa :)

    ResponderEliminar
  5. Ups! El nom no acompanya gaire i la veritat sembla deliciós! jejeje petons

    ResponderEliminar
  6. Però quina bona pinta Pilar, t'han quedat requetebé, em fa pena no haver pogut participar aquest mes...

    Petons!

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado leer toda esa historia, y por fin sé donde se supone que está el cráneo jejejejej que yo no veía más que huesos...

    ResponderEliminar
  8. Excelente idea y excelentes como siempre las fotos.

    ResponderEliminar
  9. Que buenísima pinta que tiene, nunca lo he probado pero lo haré porque en mi casa va a encantar. Un besote. La Caja de las Delicias

    ResponderEliminar
  10. Una receta regional cuya masa es común a otras de panes dulces, pero llama la atención el significado de cada parte de su decoración.Es muy inteesante que cada pueblo conserve sus tradiciones.
    Besoss
    http://siempreseraprimavera.blogspot.com

    ResponderEliminar
  11. yo probé con otra receta y el resultado es bueno, pero después de ver la tuya también me apetece probar...ufff cómo nos vamos a poner ;)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. No lo he probado, pero tus explicaciones son muy claras y te ha quedado muy bien, ahora falta que me anime y pruebe yo también.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Te han quedado magníficos, curioso lo que cuentas sobre la harina de maíz, no se me había ocurrido. Saludos panarras.

    ResponderEliminar
  14. Pilar, has hecho un paso a paso magnífico de este pan. Lo más complicado que le veo es darle las formitas, pero a ti te ha quedado estupendamente. Tiene muy buena pinta. Un beso

    ResponderEliminar
  15. Hola, he dado un vistazo por tu blog y la verdad que me ha encantado tus recetas, presentaciones, me quedo por aqui, si me permites, te invito a visitar el mio http://madamenaroa.blogspot.com/, saludos desde Uruguay.

    ResponderEliminar
  16. Respuestas
    1. Marcial, son medidas: c/c cucharadita de café y c/s cucharada sopera.

      Eliminar

Gracias por vuestros comentarios. Vuelve cuando quieras, te esperamos.

 

Participamos en