BannerTopMov

Anuncios

BannerSuscripcion

Gratinado de verduras y quenelles


Últimamente uno de los alicientes añadidos a los viajes es la gastronomía, de manera que visitar mercados y tiendas relacionadas con la alimentación, curiosear las cartas de los restaurantes, probar especialidades locales, se ha convertido en práctica habitual. A veces la comida es la excusa para viajar: no hace mucho, casi a lo tonto, nos fuimos a comprar mostaza a Dijon. De paso visitamos Lyon, donde entre otras cosas probamos una de las especialidades de su cocina: las quenelles
De aspecto similar a una croqueta, se elaboran con harina de trigo, mantequilla, huevos y leche, en su forma básica (al natural), y se hierven en agua o en caldo. Las más elaboradas incorporan pescado (la famosa quenelle de brochet) o carne de ave. 
Se les da la forma con la ayuda de dos cucharas, de manera que en muchos platos se identifica la palabra quenelle con la forma que se le da a una preparación. 
Hoy os presento mi versión de unas quenelles al natural, que acompañaran unas verduras gratinadas con tomate al pesto.


Ingredientes


Para las quenelles
  • 250 ml leche
  • 50 gr mantequilla
  • 10 gr sal
  • 1 c/c pimienta 
  • 1/2 c/c nuez moscada
  • 200 gr harina
  • 3 huevos
  • 1 c/s de olivada



Para la bandeja de verduras
  • 1 berenjena
  • 1 calabacín
  • 1 pimiento rojo
  • 1 cebolla
  •  250 gr de tomate natural sin piel ni semillas.
  • 2 c/s de pesto genovese
  • sal, pimienta
  • AOVE
  • bacon



Preparación

 

Las quenelles
Preparar las quenelles con antelación ya que tienen que reposar 2-3 horas mínimo en la nevera, también se pueden preparar la noche anterior  a preparar el gratinado.   
Calentar en una cacerola la leche con la mantequilla, cortada en trozos, salpimentar, y remover de tanto en tanto.
Cuando empiece a hervir, y esté todo bien mezclado, retirar del fuego e incorporar la harina de golpe, remover rápidamente con una cuchara de madera y volver a poner la cazuela a fuego suave,  sin dejar de remover hasta que la pasta se separe de las paredes de la cazuela y se forme una bola.
Fuera del fuego añadir los huevos uno a uno, mezclando bien un huevo con la pasta antes de incorporar el siguiente. Una vez esté formada una pasta fina y suave incorporar la olivada (pasta de aceitunas negras), mezclar y dejar reposar tapada en la nevera toda la noche, o como mínimo 2-3 horas.


Con ayuda de una cuchara sopera formar las quenelles. Cuando estén todas formadas, poner a hervir una cazuela con abundante agua y un poco de sal.
Cocer las quenelles cuando el agua esté hirviendo durante 5-6 minutos, durante la cocción irán subiendo del fondo a la superficie. Escurrir sobre papel absorvente y dejar enfriar mientras preparamos el resto de ingredientes.
 

Precalentar el horno a 200 º.

Cortar en rodajas medio finas las verduras: la berenjena, el calabacín, el pimiento y la cebolla, reservar.
Cortar también en rodajas medio finas las quenelles, reservar.
Triturar el tomate y añadir dos cucharadas soperas de pesto, mezclar y reservar.


Engrasar una bandeja de horno y colocar las rodajas de verduras y las de las quenelles alternándolas en filas. Rociar con un hilo de aceite y salpimentar al gusto.
Napar con el tomate aromatizado con pesto y hornear durante 40-45 minutos a 180º.

Idea de presentación: hemos caído en la tentación y coronado el plato vegetal con dos tiras muy crujientes de bacon para contrastar.

8 Comentarios:

  1. Hija que receta tan rica, desde las verduras hasta las quenelles. Es genial visitar sigios y poder comprar los alimentos tradicionales. Muchos besos y gracias por la fantástica receta.

    ResponderEliminar
  2. tienes razón cuando viajamos todos acabamos haciendo lo mismo.
    bien buena esta combinación y así presentado queda fantástico
    Bona setmana
    peto

    ResponderEliminar
  3. Pues tiene una pinta bárbara. Muy buena idea lo del tomate con pesto.

    ResponderEliminar
  4. Vaya plato más rico, qué presentación de lujo!! cogemos esta receta que es de triunfar,

    besos

    ResponderEliminar
  5. que plato más apetecible!!!!, se ve riquísimo!, un bikiño

    ResponderEliminar
  6. Que rico, me has recordado a mi madre que cuando preparaba las croquetas las hacía con dos cucharas, el plato muy rico y completo y cuanto se aprende viajando y conociendo nuevas culturas gastronómicas.Besos.

    ResponderEliminar
  7. Que pasada de receta, me encanta y me la guardo en favoritos, que seguro que en algún momento cae. Besos. Yolanda.

    ResponderEliminar
  8. Solo con verlo ya se hace la boca agua,espectacular.....Besets.

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios. Vuelve cuando quieras, te esperamos.

 

Participamos en