BannerTopMov

Anuncios

BannerSuscripcion

Brunyols de l'Empordà


Uno de los referentes culinarios de la Cuaresma son los buñuelos de viento, o como se conocen en l'Empordà, brunyols.
Existen innumerables recetas, pero por fin una que ha dado resultado. Después de consultar diferentes medios…. y de probar unas cuantas veces,  he encontrado la combinación que me gusta y que me recuerda a los que comíamos cuando íbamos a Figueres.
Sin duda son la mejor notícia cuando acaban los Carnavales!



Ingredientes
  • 200 g de masa madre 100% (100 de harina y 100 de agua)
  • 525 g harina de fuerza
  • 1 pizca de sal
  • 150 g azúcar 
  • 7 g de levadura fresca 
  • 150 ml leche
  • 15 g matalahúga (anís verde)
  • 1 rama de canela 
  • piel de 1 limón  
  • 4 huevos
  • 65 g de mantequilla


Preparación


Refrescar la masa madre, cuando doble el volumen estará lista, dependiendo de la temperatura ambiente puede tardar entre 3 o más horas.

Infusionar la leche con la matalahúga (anís verde) y la canela, dejar entibiar, colar y reservar.

Mezclar la harina, el azúcar, la sal, la masa madre y la levadura fresca. Incorpor la leche y la ralladura de la  piel del limón, mezclar bien hasta conseguir una pasta fina. Dejar reposar unos 15 minutos e incorporar los huevos, uno a uno hasta que estén bien mezclados, seguidamente añadir la mantequilla, a temperatura ambiente, y en porciones pequeñas.
Amasar hasta conseguir una masa fina y homogénea, hacer una bola y dejar que leve unas dos horas o hasta que doble el volumen.


Una vez que haya levado, formar bolitas de masa, con las manos enharinadas o aceitadas ligeramente, para que no se nos pegue la masa.
Dejar reposar las bolitas en una superficie enharinada y tapadas con un paño humedecido, fuera de las corrientes de aire unos 45 minutos.
Preparar un bol con azúcar, para rebozar los brunyols y reservar.


Una vez empecemos el  proceso todo irá muy rápido, hay que darles forma, freír y rebozar , así que cuantas más manos mejor, en nuestro caso 4 manos, a ratos aun son pocas pues a demás hay que ir haciendo fotos.
Calentar en una cazuela el aceite, cuando esté bien caliente ir tirando las bolitas de masa a las que habremos hecho un agujero en el centro con los dedos, con las manos aceitadas resulta muy fácil.
Freír los brunyols por un lado hasta que estén bien tostados, entonces darle la vuelta para que se frían por el otro lado. 
Rebozar los brunyols en el azúcar inmediatamente después de sacarlos del fuego. Retirar a una fuente o bandeja y dejar que se enfrien.
Se pueden servir al gusto, pero acompañan muy bien con una copita de garnacha, moscatel o cualquier otro vino dulce.

Si haces muchos, o te olvidas de ellos, y llegan a resecarse, son una estupenda base para un Budin de brunyols de l'Empordà



15 Comentarios:

  1. T'han quedat perfectes! I el pas a pas és molt il·lustratiu... boníssims, els de l'Empordà!

    ResponderEliminar
  2. Tenen un aspecte molt, molt atractiu, encara que recorden més a les nostres castellanes rosquilles d'anís, que als bunyols de vent ... Molt bones les fotos del pas a pas.

    ResponderEliminar
  3. que pinta tan buena, dan ganas de meter la mano en la pantalla y llevarse uno! bicos

    ResponderEliminar
  4. empezamos con las recetas de cuaresma, eh? que ricas!! y más esta tuya, que se sale de la pantalla! a estas horas y ya estoy que babeo por las esquinas, jejejeje feliz semana!

    ResponderEliminar
  5. Oye me mandas una cajita...jajajaPedazo de pinta que tienen tus buñuelos,eh!!!:)

    ResponderEliminar
  6. Guapa, pro qué delicia, te quedaron fantásticos, una exquisitez sin duda!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Qué delicia de brunyols, si dan ganas de intentar atravesar la pantalla y comer unos cuantos, te han quedado de matrícula de honor.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Me río yo sola mientras leo tu receta, porque acabo de preguntar a una amiga catalana que son los buñuelos del Ampurdá. Ella acaba de publicar unos buñuelos que hizo para sus dos peques,y que decía que de un día para otro con la humedad de Barcelona se quedan mas blanditos, como los buñuelos de L´Ampurdá. Vengo ahora a tu blog y encuentro unos buñuelos del Ampurdá. Me llevo la receta, pero a lo mejor tu me puedes explicar cual es la diferencia entre unos buñuelos de viento clásicos y estos. Bss preciosa.

    Virginia "sweet and sour"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no soy ninguna experta, pero para mi la diferencia está en que la masa de los "Brunyols" es una masa fermentada, con levadura y/o masa madre, enriquecida con huevos y alguna grasa, mantequilla en este caso.
      Mientras que los buñuelos de viento yo siempre los he hecho sin levadura y sin reposo, se mezclan todos los ingredientes y a freir.

      Un abrazo, Pilar

      Eliminar
  9. Em xiflen els bunyols, jo els tinc diferents i en dic bunyols de vent, però no deixen de ser igual de bons.

    Petons

    ResponderEliminar
  10. Estos dulces me gusta comerlos pero confieso que el tener que freírlos no lo llevo bien.
    Se ven geniales rebozaditos de azúcar
    Besitos

    ResponderEliminar
  11. Buenisimos.m encantan ya enpeze a comer en esta fecha

    ResponderEliminar
  12. Que ricos, me encantan estos buñuelos, aunque nunca los he hecho, tendre que animarme mirando tu receta :D
    Besote!!!!

    ResponderEliminar
  13. ¡Son una auténtica delicia Pilar! Te han quedado estupendos, esponjosos, muy doraditos y bien rebozados en azúcar, como debe ser :)
    Deseando estoy de escaparme a Figueres en estos días y traerme unos cuantos para casa, aunque no suelen durar mucho jajaja
    ¡Feliz Semana Santa!

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios. Vuelve cuando quieras, te esperamos.

 

Participamos en