BannerTopMov

Anuncios

BannerSuscripcion

Salmón marinado


Este fin de semana me he dedicado entre otras cosas a cocinar para congelar, y he querido recuperar una receta que hace muchos años hacia habitualmente. Compre una cola de salmón, de aproximadamente 2 kilos, pedí que me lo hicieran en dos lomos y le quitaran las espinas, y ya en casa me puse manos a la obra.
Tener a mano salmón marinado ofrece muchas posibilidades y nos puede sacar de algún apuro. lo podemos servir como aperitivo, en rollitos, en una pizza, en una quiche, ...




Ingredientes:
  • 1 1/2 kg de salmón en un trozo
  • 100 gr de sal gruesa
  • 10 gr de sal ahumada (opcional)
  • 50 gr de azúcar
  • 1 manojo de eneldo fresco (seco también vale)
  • pimienta molida
Preparación:

Limpiar los lomos de salmón retirando todas las espinas que le puedan quedar, secar con papel de cocina.

Mezclar la sal gruesa, la sal ahumada (le dará un cierto aroma a humo), el azúcar y la pimienta, mejor si es recién molida.
Picar muy fino el eneldo y añadir a la mezcla anterior. Si no lo tenemos fresco podemos utilizar el seco que ya viene cortado.

Repartir la mezcla por encima de los lomos de salmón con la piel hacia abajo. Ponemos los lomos uno encima del otro, con la piel hacia afuera, y esparcimos el resto de la mezcla de sal, azúcar y especias.

Tapar con film transparente los lomos y colocar encima una tabla con peso (un par de briks de leche, latas de refresco), dejar una hora a temperatura ambiente y pasar a la nevera.


Dejar marinar entre 24 y 48 horas en el frigorífico. Cada 12 horas aproximadamente hay que dar la vuelta al paquete, retirando el líquido que haya podido soltar.

Una vez transcurrido este tiempo, separar los dos lomos, lavar bien para retirar toda la sal. Secar con papel de cocina. Colocar sobre una tabla y cortar en finas lonchas. El sentido del corte es de cabeza a cola. Un cuchillo jamonero, estrecho y alargado, da buenos resultados. Ha de estar bien afilado, y si le ponemos una gota de aceite de oliva en la hoja deslizará mejor.


Se puede servir con un chorrito de aceite de oliva y un poco de eneldo por encima, acompañado de tostaditas.

Si no se va a consumir todo, se puede congelar, haciendo bandejas de unos 100 a 200 gr. Si se pueden envasar en bolsas al vacío mucho mejor.

0 Comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por vuestros comentarios. Vuelve cuando quieras, te esperamos.

 

Participamos en